¿Niebla o humo? Cual es la mejor opción como sistema antirrobo

Seguramente habrás escuchado acerca de los sistemas antirrobo de “ocultación” en diferentes medios. Estos sistemas son de los más eficientes (relación coste/productividad) por lo que están gozando de una buena reputación y popularidad. De todas formas no todos estos sistemas son iguales y la falta de información puede provocar comportamientos y costes innecesarios. Vamos a explicar en esta pequeña recomendación la diferencias entre los dos principales sistemas antirrobo por ocultación: niebla y humo.

Sistema de seguridad de niebla o humo

En una anterior recomendación ya hablamos sobre las ventajas de este tipo de sistemas antirrobo así que ahora intentaremos centrarnos únicamente en las diferencias a tener en cuenta entre ambos métodos así como aquellas cosas a tener en cuenta si vamos a usar cualquiera de ellos.

¿Que es la niebla y el humo?

Aunque la pregunta suene trivial, tenemos que centrarnos como primer punto en las diferencias del producto en si mismo. Desde un punto de vista químico y tecnológico, la niebla y el humo son completamente diferentes:

  • Humo: Es un producto que tiene una base química, hielo seco, CO2 o similar.
  • Niebla: Es un producto que tiene una base acuosa, es decir, agua.

Teniendo en cuenta este simple punto ya podemos intuir que el humo puede provocar problemas a los seres vivos (personas, mascotas, plantas…) que se encuentren en la zona de uso. Por el contrario, el sistema que usa una base de niebla será inocuo completamente.

Recarga y manipulación

Teniendo en cuenta el punto anterior, nos podemos dar cuenta que para el simple manejo del sistema con base humo necesitaremos disponer de ciertos permisos y tomar precauciones para evitar reacciones innecesarias. Por el contrario, para la manipulación de un sistema que use niebla como elemento el cuidado y la tranquilidad de uso es mucho mayor.

Compatibilidad y seguridad

Tanto el sistema de niebla como el de humo son muy invasivos. Si nos fijamos en su forma de actuar, su efectividad precisamente se basa en ocupar el máximo espacio posible con una niebla densa para reducir a cero la visibilidad del atacante. Esto es su gran ventaja pero también uno de los puntos más importantes a tener en cuenta al decidirnos por uno u otro método.

Si optamos por el humo debemos saber que todo elemento en contacto con él quedará afectado por el mismo. Esto es especialmente en el caso de uso aplicado a hogar o empresa donde se trabaje con elementos comestibles, piensos… ya que quedarán no aptos para consumo. En caso de elementos electrónicos o eléctricos debemos prestar especial atención a la sensibilidad de los mismos.

Si nuestra elección es la niebla, al tratarse de un producto con base agua, es completamente inocuo y, además, en este tipo de aplicaciones está tratada para no conducir la electricidad. Además no deja restos en ropa, inmuebles…

Entonces… ¿Cuál escoger?

Nosotros lo tenemos claro y, aunque es necesaria una evaluación de cualquier sistema, medio e instalación antes de emitir cualquier valoración, el sistema con base niebla tiene muchas ventajas respecto al humo y prácticamente ningún inconveniente.

De todas formas si te interesa saber más sobre el sistema de niebla de seguridad, llámanos o escríbenos sin ningún compromiso. Nuestros técnicos te explicarán, de forma pormenorizada, cuáles son las opciones que mejor se adaptan a tu modelo de negocio.

 

Volver arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al hacer clic en "Aceptar", autorizas el uso de cookies en nuestro sitio web. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar